top of page
  • Foto del escritorSabrina Bianchi

GONZALO CUELLO



Hola! Mi nombre es Gonzalo Cuello. Soy Licenciado en Comunicación, actualmente cursando el Master en Comunicación, Creatividad e Innovación en la Universidad ORT Uruguay.


Cuento con más de 25 años de trayectoria profesional, me defino como una persona

comprometida que genera buenos ambientes de trabajo, destacando por un perfil comercial, con habilidades de comunicación.


Me siento comodo en equipos vinculados a proyectos de Economias Creativas, Circulares y de Triple impacto. Me motiva estar alineado con el propósito y el aporte que las organizaciones hacen a la sociedad.


Soy curioso del café, fotógrafo amateur que a veces congela emociones y tricampeón del mundo.

 

Desafíos ambientales y la necesidad de una transformación: Hacia un futuro sostenible para las próximas generaciones.


Introducción

Enfrentamos desafíos ambientales urgentes que requieren una acción colectiva y transformadora. El cambio climático, la degradación del medio ambiente y la pérdida de biodiversidad amenazan nuestro planeta y afectan a las personas, especialmente a las más vulnerables. En este artículo, exploraremos la magnitud del problema y la importancia de asumir la responsabilidad tanto a nivel individual como corporativo. Además, destacaremos la relevancia de la reputación como activo subvalorado y su potencial para impulsar un cambio positivo en las organizaciones.


Fuente: ONU – Environment Programme


Desafíos globales

El mundo se enfrenta a problemas críticos como la pérdida de biodiversidad, el estrés hídrico, la degradación del suelo y la sobreexplotación de recursos naturales. Estos desafíos se combinan con el desperdicio de alimentos y la falta de acceso a la alimentación en algunas regiones.

  • La extracción y procesamiento de materiales, alimentos y combustibles generan el 90% de la pérdida de Biodiversidad y el estrés hídrico. (ONU, 2022)

  • El 33% de la tierra se está degradando (FAO – ONU, 2019)

  • El 17% de los alimentos disponibles en el mundo se desperdician (FAO - ONU, 2019)

  • Casi el 10% de la población pasa hambre (OMS, 2021).

  • Se estima que por año se recolectan 11.200 millones de toneladas de residuos (ONU, 2022)

Una de las razones más importantes que generan la degradación de la tierra es la presión que aplicamos al suelo para exigirle mayores rendimientos.


Desafíos locales

En Uruguay, nos encontramos con desafíos específicos, como la liberación de gases de efecto invernadero por la cría de animales y la erosión del suelo debido a la agricultura intensiva. También existe una problemática en la gestión de residuos y la baja tasa de recuperación de envases.


• El 10% de los alimentos disponibles para consumo humano se pierde o desperdicia cada año, aproximadamente 1 millón de toneladas anuales. (Ministerio de Desarrollo social, 2022)

Mientras que uno de cada cinco hogares tiene dificultades para acceder a la alimentación por falta de recursos. (Ministerio de Desarrollo Social, 2022)

• Sólo el 4% de los envases que se ponen en el mercado se recuperan (Ministerio de Ambiente, 2022)


Se estima que el Cerro ya dejó de ser el punto más alto de Montevideo, superado por la altura que alcanza la Usina de relleno sanitario de Felipe Cardoso.


De todas maneras, hay buenas señales, desde hace un tiempo comenzaron a tomarse decisiones alineadas para revertir esta situación. Se promulgó la ley de gestión integral de residuos, se creó el Ministerio de Ambiente, se generan y se promueven empleos verdes, y paulatinamente se van incorporando en los objetivos empresariales los indicadores que miden la presión que generamos al planeta, escuchar hablar de huella ambiental, material o de carbono se está haciendo cada vez más habitual y muchas organizaciones lo ponen en consideración a la hora de tomar decisiones estratégicas. Pero sin duda, no es suficiente.


Responsabilidad individual y corporativa

Tanto como productores como consumidores, debemos asumir la responsabilidad de nuestras acciones. Cada pequeña decisión que tomemos puede tener un impacto significativo en el medio ambiente. Como individuos, podemos optar por formas más sostenibles de transporte, reducir el desperdicio de alimentos y ser conscientes de los productos que adquirimos. Desde el ámbito corporativo, es fundamental comprometerse con el cambio y explorar nuevas formas de producción y consumo más amigables con el planeta. La lógica lineal de producción y consumo debe evolucionar hacia modelos más circulares y regenerativos.



El valor estratégico de la reputación

La reputación es un activo subvalorado por muchas empresas, al menos en esta parte del mundo. Sin embargo, su gestión adecuada puede generar beneficios significativos a largo plazo. Estudios demuestran que la gestión estratégica de la reputación impacta directamente en los resultados financieros y la capitalización de las empresas. Cuestiones ambientales, como la sostenibilidad, juegan un papel importante en la construcción de la reputación corporativa.


• Más del 50% de la capitalización de empresas como Apple, Visa o Microsoft surge de la gestión estratégica de la reputación (Reputation Dividend Report, 2021)

• El 87% de los consejos de administración de las principales empresas españolas consideran que la reputación es una variable clave a la hora de definir y fijar la estrategia (KPMG - La Reputación en los consejos de Administración, 2022)

• Se considera a las cuestiones ambientales entre los atributos que más contribuyen a la construcción de la reputación (KPMG - La Reputación en los consejos de Administración, 2022).


El rol de las compañías en la sociedad está cambiando, ya no sólo se deben a sus accionistas, ahora se considera también una responsabilidad hacia todas las partes interesadas y a la comunidad en general. En esta nueva expectativa social, la concepción de la reputación adquiere un significado mucho más amplio. Es ahí donde se nos abre una oportunidad para trabajar en las organizaciones y comenzar a diseñar nuevos procesos productivos, unidades de negocio, que sean económica y ambientalmente sustentable. Es fundamental que los consejos directivos, a la hora de evaluar planes estratégicos, optimización de desarrollos y procesos, pongan también en consideración los indicadores de presión ambiental para proyectar resultados e impactos.



Hacia un futuro sostenible

Es imperativo que avancemos hacia modelos de producción y consumo más efectivos y sostenibles. La economía circular y la bioeconomía ofrecen enfoques regenerativos que pueden ayudarnos a reducir la presión ambiental, el uso de recursos naturales y la generación de desechos. Es necesario que las organizaciones y los individuos se comprometan con este cambio transformador. Curar nuestro planeta y asegurar un futuro sostenible para las próximas generaciones requiere una acción decidida y colectiva.



Conclusión

El tiempo de actuar es ahora. Cada uno de nosotros tiene un papel que desempeñar en la construcción de un mundo sostenible. Desde nuestras decisiones cotidianas hasta la forma en que las empresas operan, debemos trabajar juntos para reducir nuestra huella ambiental y fomentar prácticas responsables. La reputación se convierte en un activo estratégico clave en este proceso de cambio. A través de una gestión adecuada, podemos construir un futuro en el que la sostenibilidad y el bienestar de las personas y el planeta sean prioridad.


¿Qué estás haciendo vos? ¿Qué está haciendo tu organización para curar al planeta?


¡Seamos agentes de cambio y forjemos un mañana más sustentable y próspero para todos/as!


¿Queres saber más?











95 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page